Artículos de Domingo Delgado
de la Cámara

LAS VENTAS ANTE EL NUEVO PLIEGO

28-02-2016
La temporada 2016 en la Plaza de Toros de Madrid, será la última que se rija por el actual pliego de condiciones. En 2017 habrá nuevo pliego. Y este nuevo pliego tiene una importancia capital para el futuro de la Fiesta de los Toros, no es un pliego más. Y no lo es por los momentos turbulentos que vive España, y por los ataques continuados que está sufriendo la Tauromaquia. Si se elabora un mal pliego y se hunde la Plaza de Toros de Madrid, referente mundial de El Toreo. Esto puede suponer el final de la Fiesta de los Toros. No estoy haciendo un planteamiento agorero. Basta mirar a nuestro alrededor para constatar la gravedad de la situación.
Estamos en un momento muy delicado y por eso hay que estudiar este asunto con la máxima atención. Y elaborar un pliego realmente bueno y eficiente, que dé estabilidad a la plaza de Madrid y asegure la continuidad de la Fiesta. Llegados a este punto, quizá sea bueno hacer un poco de historia.
I.- BREVE HISTORIA DE LA GESTIÓN DE LAS VENTAS.
La historia de la gestión de la Plaza de Toros de Madrid puede dividirse en cuatro etapas.
1.- Etapa fundacional (1934-1936, 1939-1978).
Esta etapa fue muy larga. Nueva Plaza de Toros de Madrid S.A., como constructora del coso de Las Ventas, tenía derecho a explotar la plaza durante treinta temporadas, que terminaron siendo cuarenta, gracias al Derecho de Tanteo. Por aquél entonces, el canon que tenía que pagar la empresa era ridículo. Y la intervención de la entonces Diputación Provincial, como propietaria del coso, era mínima. La empresa trabajaba con total libertad. En esta etapa se fijaron las líneas maestras de lo que debe ser la temporada madrileña, con festejo mayor todos los domingos de marzo a octubre, y con San Isidro como eje principal de la temporada.
2.- La etapa del caos (1979-1980).
Fue en este momento cuando la Diputación se hizo con el control efectivo del coso de Las Ventas. Decidió organizar una subasta y entregar la plaza al mejor postor, que fue Taurina Hispalense S.A. La experiencia no pudo ser más nefasta. 1979 de la mano de Canorea, fue pasable. Pero 1980, de la mano de Martín Berrocal, fue el año más negro que ha conocido la plaza de Madrid. Se anunciaron unos carteles de San Isidro sin haberse firmado los contratos de varios toreros, se suspendieron varias corridas por falta de toros y no pasaba día sin nuevos incidentes. Quedó muy claro que la plaza de Madrid no podía ponerse en manos de aventureros.
3.- La etapa del fortalecimiento y la expansión (1981-2004).
Después del catastrófico 1980, los diputados provinciales tenían claro que tan calamitosa experiencia no se podía volver a repetir. Echaron a Berrocal y sacaron la plaza a concurso. Esta vez el pliego era racional, no se buscaba dinero, se buscaba fundamentalmente la brillantez de la temporada y la experiencia empresarial. Fue Manolo Chopera quien ganó el concurso. Hizo de San Isidro el negocio más rentable de toda la Historia del Toreo, en muy poco tiempo prácticamente todas las localidades de la plaza quedaron abonadas. Además resucitó la Feria de Otoño y fortaleció la temporada, siendo capaz de anunciar a las figuras en pleno verano y llenar la plaza. La gestión de Manolo Chopera fue de una brillantez inusitada. En 1990 Manolo Chopera fue sustituido por los hermanos Lozano, que llevaron a cabo una política continuista (ellos mismos reconocían los aciertos de Chopera) que incrementó todavía más el número de festejos y el número de asistentes a la plaza.
4.- La etapa especulativa y desequilibrante (2004-2016).
Desde que en 1983 se fundó la Comunidad de Madrid, se tuvo muy clara la política que se debía llevar a cabo con respecto a los toros. Los pliegos sucesivos (los de Chopera y los Lozano) hacían hincapié sobre todo en la calidad de la temporada y en la profesionalidad del empresario. Esta tendencia se quebró fatídicamente con el pliego de 2004. Con Esperanza Aguirre en la presidencia de la Comunidad, se han hecho las cosas con otro criterio, que ha terminado pasando una factura muy negativa a la Plaza de las Ventas. De una forma más o menos encubierta, el objetivo principal ha sido sacar mucho dinero de Las Ventas, en realidad hemos asistido a subastas disfrazadas de concursos.
Por otra parte, en esa etapa asistimos al abandono de la temporada. En los últimos pliegos se ha empobrecido mucho la temporada, empezando cada vez más tarde y prácticamente desapareciendo las corridas de toros del calendario dominical. Leyendo los últimos pliegos, salta a la vista que lo único que importaba era el aspecto económico. Lo demás daba igual. El dinero a ingresar por parte del empresario, ha tenido como primera consecuencia el abaratamiento y la merma en la calidad de los carteles. Si a esto añadimos la crisis económica, se explica el descenso en número de abonados y los festejos a plaza vacía de muchos domingos. Esto no puede continuar así.
Por todo lo expuesto, es deseable volver a la filosofía de los pliegos de los años ochenta y noventa, que hicieron grande a la Plaza de Toros de Madrid. Y para ello propongo las siguientes medidas.
II.- MEDIDAS DE MEJORA DEL PLIEGO.
1.- El Canon.
El canon a pagar por la empresa arrendataria debe ser suficiente para hacer frente a los costos de mantenimiento del coso y los costos de la Escuela de Tauromaquia. Nada más.
Resulta un agravio constatar la discriminación que sufre la Fiesta de los Toros. Mientras que los otros espectáculos disfrutan de cientos de subvenciones públicas, los toros son gravados con los tipos impositivos más altos. Y además, las administraciones públicas propietarias de cosos taurinos, se toman la explotación de estos como un negocio muy rentable. Los disparatados cánones de arrendamiento a pagar por la empresa concesionaria terminan repercutiendo muy negativamente en la carestía de las localidades y en la merma de la calidad del festejo.
En el próximo pliego, el canon debería ser lo más bajo posible. Y con una cantidad cerrada, para que quede claro que no estamos ante una subasta encubierta. Los aspectos decisivos para la concesión del coso deben ser los de la promoción y la calidad de los carteles, no el dinero a pagar.
Utilizar el canon como criterio principal para la concesión de Las Ventas, ha sido desastroso.
2.- La empresa.
Por la importancia de la Plaza de Toros de Madrid, esta no puede concederse a un empresario cualquiera. Debe ser un empresario serio, solvente y con experiencia en el sector. Este criterio es muy importante, pero hay que saber aplicarlo con una cierta flexibilidad, para no hacer de Las Ventas un ghetto cerrado, únicamente accesible a un par de empresarios. Creo que exigir experiencia en plazas de primera es excesivo, porque cierra las puertas a muchos empresarios jóvenes con un buen historial en plazas de segunda y tercera categoría, que merecen una oportunidad. En el sector empresarial taurino también es necesaria la renovación del escalafón. Y urgen personas con nuevas ideas y ganas de trabajar.
Con tener experiencia en dos plazas de segunda debe ser suficiente para poder presentarse al concurso de Las Ventas. Además, últimamente se daba la siguiente situación: muchos buenos empresarios no podían presentarse al concurso por no haber dirigido nunca una plaza de primera, mientras sí podían presentarse señores que sí habían llevado plazas de primera, pero las habían hundido. Un absurdo.
3.- La temporada.
El fallo más grande de los últimos pliegos ha sido la estructuración de la temporada. La temporada está empezando demasiado tarde y de los domingos han desaparecido prácticamente las corridas de toros.
No dar toros en el mes de marzo es estúpido, precisamente en un momento en que hay ganas de toros. Históricamente, las corridas de toros de los domingos de verano fueron esenciales para rescatar a muchos matadores que estaban en el pozo y que gracias, a estos festejos, resurgieron, se pusieron en figura y renovaron el escalafón. Por otro lado, las novilladas también son imprescindibles, ya que la plaza de Madrid es la única que sigue programando novilladas habitualmente y es el único escaparate que tienen los novilleros para darse a conocer.
Sé que hay mucha gente que desea dejar reducida la temporada madrileña a San Isidro y poco más… el empresario estaría encantado con sólo programar espectáculos rentables. Y existe también mucho falso aficionado que sólo va en San Isidro a lucirse y dejarse ver, pero que la temporada le da igual.
Pero suprimir el festejo de los domingos de marzo a octubre, supondría un enorme error. La aparición de novilleros y nuevos matadores sería imposible, lo que provocaría la necropsia del escalafón a medio plazo, con unas consecuencias desastrosas para la Fiesta. Por otra parte, el fin de la temporada madrileña sería un pésimo ejemplo para el resto de las plazas, que abandonarían definitivamente los pocos festejos que programan fuera de feria. Sólo habría toros en ferias, una vez al año, lo que contribuiría todavía más a la marginación y exclusión de la Fiesta. Es necesario que haya toros todo el año y se hable de toros todo el año. El festejo dominical ha sido escuela de aficionados durante toda la vida, quitar los domingos sería una insensatez.
Es cierto que la gente no va los domingos, pero no es menos cierto que la política del empresario de turno no ha podido ser más desacertada. La preocupación era salvar San Isidro y el resto del año se cubría el expediente con carteles de relleno. Últimamente parece que hasta hay un gran interés en que la gente no acuda, para poder justificar el abandono de los domingos en próximos pliegos…
Cuando se han organizado carteles interesantes, la gente ha abarrotado el coso en cualquier mes del año. Sin ir más lejos, el Domingo de Ramos de 2015 se abarrotó la plaza en la desgraciada encerrona de Fandiño. En los años ochenta se puso varias veces el “no hay billetes” en pleno mes de julio, con cuarenta grados a la sombra, para ver a Antoñete y Curro Romero.
Otro asunto es el de la publicitación de los festejos. Mucha gente no va los domingos porque no sabe que hay toros. La publicidad brilla por su ausencia, así es imposible traer gente a los tendidos. Sería muy bueno que el próximo pliego valorara significativamente los planes de publicidad que presenten las empresas. Este aspecto hasta ahora, ha sido totalmente ignorado.
Los domingos también habría que revisar la política de precios y localidades. Sería aconsejable un precio único para el sol, y otro para la sombra, cerrando gradas y andanadas y concentrando a la gente en los tendidos. Así la plaza no se vería tan desangelada y la proximidad del público daría más calor al festejo. También habría que suprimir gastos absurdos. Quizá esto no guste al sindicato de empleados de la Plaza, pero los domingos es absurdo tener a ocho empleados en cada puerta, con dos, bastaría. No es necesario tanto empleado, que genera un gasto descomunal domingo a domingo. Hay que reducir costos para concentrar el esfuerzo económico en lo esencial: buenos toros y toreros.
Existen asuntos que no tienen una explicación racional. Las novilladas de verano, los viernes por la noche, llegaron a congregar a 20.000 personas. De un modo inexplicable, se suprimieron. ¿Por qué se suprimieron? ¿Por qué se suprime lo que va bien? También dejó de celebrarse la feria de novilladas que los Lozano organizaban a plaza llena en torno a la fecha del dos de mayo. Eran tres novilladas que no eran gravosas en el conjunto del abono para el aficionado, pero que se celebraban a plaza llena, con gran ambiente y donde salieron muchos novilleros punteros. Pues bien, se quitaron del pliego. ¿Por qué se quitaron? ¿Qué oscuros intereses existieron para suprimir lo que iba bien?, porque explicaciones racionales, no hay.
Cómo se puede observar, con respecto a la temporada, no se han podido hacer las cosas peor últimamente. La acción de la empresa con la bendición de la Comunidad de Madrid, con unos pliegos cada vez menos exigentes, han puesto en el precipicio la temporada madrileña. Y el reto fundamental del próximo pliego es salvar, mantener y reforzar la temporada. Que debe tener la siguiente estructura.
a) Antes de San Isidro.
La idea principal es que, de marzo a octubre, todos los domingos y fiestas de guardar, debe haber una novillada con picadores o una corrida de toros en Las Ventas. La temporada debe comenzar como muy tarde el domingo anterior a la festividad de San José. Los Domingos de Ramos y de Resurrección será obligada la celebración de corrida de toros. El resto de los domingos de primavera podrá celebrarse novillada con picadores o corrida de toros, a criterio de la empresa.
El Dos de Mayo, corrida de toros. Y en los días cercanos a dicha festividad, se celebrarán tres novilladas con picadores con los novilleros más punteros.
b) San Isidro.
Que San Isidro dure un mes, se ha vuelto muy importante. Constituye un alarde de organización taurina y de buena salud de la Fiesta en unos tiempos de recortes generalizados. La fórmula ensayada los dos últimos años, con un San Isidro a la carta, ha estado muy bien. Así se da un mes de toros, los abonados descartan las corridas que menos les gustan, y el abono no es muy gravoso. Sería bueno dejar San Isidro tal y como está. Eso sí, sacando de la Feria las corridas de la Prensa y la Beneficencia.
c) El Verano.
Las corridas de la Prensa y la Beneficencia, se han vuelto una corrida más desde que están incluidas en San Isidro. Ha sido muy cómodo para la Asociación de la Prensa y para la Comunidad de Madrid, quitarse ese muerto, encomendando la organización del festejo a la empresa, que para asegurar su rentabilidad la ha incluido en San Isidro. Pero son dos corridas que han perdido totalmente su significado. Tradicionalmente eran las corridas donde estaban los triunfadores de San Isidro, ahora son dos corridas más. Por eso sería deseable que volvieran a organizarse después de San Isidro, y que la empresa arrendataria se las ingenie para ofrecer dos buenos carteles, aprovechando dos domingos de junio, si quiere.
En los domingos de julio y agosto, y el día de la Paloma, deberían programarse obligatoriamente corridas de toros. Un verano basado única y exclusivamente en novilladas resulta muy flojo y poco estimulante para el aficionado. Además hay muchos matadores que torean poco, que tienen cualidades y capacidad para resucitar si se les da una oportunidad. Y las novilladas que vuelvan a las nocturnas de los viernes de verano, que siempre fueron un éxito.
Un incentivo para estas corridas y novilladas de verano, sería que los espadas actuantes fueran escogidos por un jurado compuesto por aficionados y periodistas. De otra parte, el anunciar a la vez los festejos de un mes entero, resulta desmotivante y contraproducente para toreros y espectadores. Los festejos hay que anunciarlos de semana en semana repitiendo a los triunfadores. No tiene sentido repetir a un torero dos meses después cuando su triunfo se ha olvidado. La repetición del triunfador en fechas cercanas, crea expectación y lleva gente a la plaza.
d) El otoño.
El ciclo de encastes minoritarios, con independencia del resultado concreto de los festejos, es un gran acierto. La Plaza de Toros de Madrid está obligada a la protección y promoción de los encastes amenazados de extinción. Por tanto, el mes de septiembre debe seguirse dedicando a estos encastes, tanto con novilladas como con corridas de toros.
El pliego debe exigir la celebración de una corrida de toros concurso de ganaderías en una fecha que a la empresa le resulte conveniente a lo largo de la temporada. Después de la desaparición de las corridas concurso de Jerez y Salamanca, no existe en España una corrida concurso prestigiosa y consolidada. Por tanto, es conveniente que Madrid restaure un festejo donde todo el protagonismo lo tiene el toro, base de la Fiesta.
Con respecto a la Feria de Otoño, no está mal como está… Pero también podría ensayarse la posibilidad de una Feria de Otoño en dos fines de semana de viernes, sábado y domingo. Con una novillada y dos corridas en cada tanda.
El día del Pilar, día de la Fiesta Nacional, debe honrarse con una corrida de toros. Y la temporada debe terminar como muy pronto, el domingo después del Pilar. Es absurdo que el día 12 de octubre sea sábado y el domingo 13 no haya toros.
Con respecto a los festejos de noveles, creo que hay que poner el acento en las novilladas sin picadores y no en las clases prácticas, un remedo baratero que no convence a nadie. Para un muchacho no supone lo mismo la solemnidad de vestir de luces que la precariedad de vestir de corto. Y tampoco es lo mismo la importancia del eral que el desmedramiento del añojo. Lo ideal sería que las novilladas sin picadores tuvieran las ventajas fiscales de las clases prácticas. Pero mientras esta mejora no tiene lugar, el pliego debe exigir a la empresa arrendataria la celebración de bastantes novilladas sin caballos. Estas novilladas sin caballos deben tener lugar en las localidades de la Comunidad de Madrid, y la final en la plaza de Las Ventas. Así se populariza la Fiesta en nuestros pueblos y los principiantes se foguean ante públicos menos exigentes.
Sea como fuere, la empresa arrendataria debe comprometerse a celebrar a lo largo de la temporada 40 corridas de toros y 25 novilladas con picadores, seis novilladas sin picadores y cuatro festejos de rejones.
Alguien podrá argumentar que es un número excesivo de festejos. No es cierto, es lo que venían dando habitualmente las empresas Chopera y Lozano en su estancia en Madrid. Y sólo excede en ocho festejos a las exigencias del pliego actual.
El criterio decisivo para la concesión de la plaza debe ser el de la calidad y cantidad de los festejos, y no el dinero a percibir por la Comunidad. La rebaja en el canon debe incidir en la calidad y cantidad de los festejos. Por ello deben tener mucho peso en la concesión las propuestas de mejora de la temporada.
Además, también puede revisarse el precio de las localidades. Una de las grandes cualidades de la Plaza de Toros de Madrid es lo barato de las entradas. Y así debe seguir siendo, para que todo el que quiera ir a los toros pueda hacerlo. Pero se puede aumentar el precio de los tendidos bajos de sombra, poniéndolo a la misma altura que Sevilla o Bilbao. Quien quiera darse un lujo, que lo pague. Y así se puede incrementar mucho la recaudación, para poder mejorar los carteles y paliar las pérdidas del verano.
III.- OTRAS CONSIDERACIONES.
1.- El público.
En este epígrafe ofrezco una serie de reflexiones que no están referidas exactamente al pliego, pero que son inevitables a la hora de hablar de la plaza de Las Ventas. Es obligado hablar de la afición madrileña, que dota a Las Ventas de una personalidad única e intransferible.
A veces somos excesivamente duros (me incluyo). La exigencia y el rigor, en principio, son positivos, pero cuando se extreman, el resultado es totalmente contraproducente. Como consecuencia de nuestra intransigencia, los toreros de postín no quieren prodigarse en Madrid. De ahí la dificultad para programar carteles verdaderamente apetecibles más allá de cuatro o cinco tardes puntuales en San Isidro.
No estoy abogando por una manga ancha donde valga todo, pero sí abogo por una cierta contención y un respeto absoluto hacia el torero. Todos saldríamos ganando.
Con respecto al trapío de los toros, se deben pedir toros serios, no grandes. Para, entre otras cosas, puedan lidiar los encastes de formato medio y reducido, hoy totalmente marginados de las plazas importantes. Tampoco debe extremarse la exigencia con respecto al volumen de los novillos. En estos tiempos en que los novilleros torean muy poco, ese novillo de Madrid, que en realidad es un toro, se convierte en un obstáculo insalvable.
En este momento estoy tratando de reflexionar con objetividad, buscando lo mejor para nuestra plaza. Reconozco que, a la hora de la verdad, el primero que extrema la exigencia, es quien escribe estas líneas… pero creo que esta reflexión es oportuna para que hagamos examen de conciencia. Por otra parte, en estos tiempos difíciles, la fiesta necesita integridad, pero también triunfos. Todos debemos tomar conciencia de la importancia de la moderación y la ecuanimidad.
2.- El Consejo de Administración del Centro de Asuntos Taurinos.
A estas alturas no es de recibo un Consejo de Administración del Centro de Asuntos Taurinos compuesto al cien por cien por políticos y donde los aficionados no tienen ninguna representación. Siguiendo con el despropósito, dentro de poco habrá consejeros de Podemos, que lo único que harán será hundir la Fiesta desde dentro…
El Consejo debería estar compuesto de aficionados de reconocida sabiduría y experiencia, elegidos por los demás aficionados. Por supuesto, la pertenencia al Consejo no tendría ninguna clase de retribución. Este Consejo de aficionados elaboraría un pliego pensando en el aficionado, y fiscalizaría la labor de la empresa.
Los consejos plagados de políticos, lo único que han hecho últimamente, son pliegos-subasta profundamente negativos para nuestra plaza. Y después, han callado y han otorgado ante los desvaríos de la empresa arrendataria. Y esto es así porque a estos señores, la Tauromaquia no les importa lo más mínimo. Están ocupando ese puesto como ocupan otros cien. Porque los partidos políticos en España son agencias de colocación, preocupadas de colocar bien a su gente, aunque no tenga ni idea de la materia en cuestión.
Lo auténticamente democrático es dar la palabra y el protagonismo a los aficionados, que somos los que costeamos la fiesta comprando abonos y entradas. Desde luego, tiene que haber un político al frente del Centro de Asuntos Taurinos, pero el Consejo debe estar compuesto por aficionados.
Sé que lo que acabo de manifestar no va a gustar nada a los afectados, pero de vez en cuando hay que llamar a las cosas por su nombre.
Quizás ahora no sea el momento, pero también habría que estudiar el modelo de gestión. Siempre se ha sacado la plaza a concurso porque era lo más cómodo políticamente. Pero en un futuro, a mí me gustaría ensayar algún modelo de gestión directa. La empresa sería la Comunidad de Madrid, el órgano rector sería el Centro de Asuntos Taurinos y el Consejo, y un profesional taurino competente como gerente. Las plazas francesas, Pamplona o Bilbao, demuestran que no es mal modelo de gestión.
Ya termino. El próximo pliego va a ser decisivo, por eso es muy importante estudiar bien la situación para no equivocarnos. Espero que las anteriores líneas sirvan para la reflexión de quien tiene que tomar decisiones. Por último, pido que en estos momentos tan delicados, todo el mundo abandone partidismos e intereses en busca del bien de la Plaza de Toros de Madrid, Es decir: el bien de la propia Fiesta de los Toros.

DOMINGO DELGADO DE LA CÁMARA.


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2017

+Marzo
25-03-2017. URGE REGULAR LOS INDULTOS
21-03-2017. REFLEXIONES SOBRE EL PROYECTO DE REGLAMENTO TAURINO DE NAVARRA


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2016

+Agosto
06-08-2016. EL PLIEGO ES MALO, PERO NO TANTO...

+Junio
08-06-2016. EL ÚLTIMO ROMÁNTIICO

+Febrero
28-02-2016. LAS VENTAS ANTE EL NUEVO PLIEGO
22-02-2016. ARGUMENTARIO TAURINO
06-02-2016. SEVILLA 2016: EL AÑO DE MORANTE


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2015

+Octubre
05-10-2015. ELOGIO DE LA GANADERÍA DURA
04-10-2015. FAENA DE ALIÑO
03-10-2015. LÓPEZ SIMÓN, FIGURÓN DEL TOREO
02-10-2015. LAS GUITARRAS NO LAS HACE QUIEN LAS TOCA

+Septiembre
23-09-2015. HOY SE MATA PEOR QUE NUNCA
02-09-2015. BILBAO: FRACASO Y DECADENCIA

+Agosto
18-08-2015. YO SOY TOROSTIARRA

+Julio
31-07-2015. LOS AUTÉNTICOS CULPABLES
21-07-2015. AVISO A NAVEGANTES


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2014

+Febrero
13-02-2014. LECCIONES DE HISTORIA TAURINA


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2013

+Enero
14-01-2013. MANOLO BIENVENIDA, LA SOMBRA DE GALLITO


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2012

+Diciembre
13-12-2012. EL OCASO DE LOS DIOSES


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2011

+Junio
15-06-2011. MANUEL BENÍTEZ EL CORDOBÉS, EN LA HISTORIA


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2010

+Diciembre
05-12-2010. UNA VOZ DE ALARMA ANTE EL EXTERMINIO DE LA GANADERÍA BRAVA

+Febrero
04-02-2010. ¡VIVA BELMONTE!

+Enero
12-01-2010. RAFAEL EL GALLO


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2009

+Diciembre
28-12-2009. LA EXTINCIÓN DE LOS DINOSAURIOS
09-12-2009. NOSTALGIA DE EL CHOFRE

+Enero
18-01-2009. ÁNGEL TERUEL


ARCHIVO DE NOTICIAS DE LA TEMPORADA 2008

+Diciembre
31-12-2008. LA SONRISA DEL HÉROE ( DIEGO PUERTA)
10-12-2008. AQUELLA MULETA, AQUELLA? ( S.M. EL VITI)
07-12-2008. ANTE EL HOMENAJE DE PACO CAMINO EN VALENCIA

+Noviembre
30-11-2008. AFICIONADOS ¡A DEFENDERSE!
23-11-2008. EL POETA DEL TOREO
18-11-2008. RODOLFO GAONA, EL TERCER HOMBRE DE LA EDAD DE ORO

+Septiembre
25-09-2008. ELOGIO A LA BARCELONA TORERA

+Agosto
15-08-2008. POR LA BOCA MUERE EL PEZ ( Sobre el pico y el cruzarse)
11-08-2008. TAUROMAQUIA SNOB
05-08-2008. CRITICA DE LIBROS. LA HISTORIA DEL TOREO SEGÚN CARLOS ABELLA